• claudiaalarcon13

Día nublado. Parte 2.

Crónicas sobre la pobreza y el encierro. Conversaciones con adolescentes en reclusión.



G cometió su primer homicidio a los 12 años. Lo primero que me vino a la mente cuando me cuenta de la primera vez que mató a un hombre fue ¿quiénes son sus padres? Me dice que siempre vivió con su madre y su hermana menor y que de su padre prefiere no hablar. Veo que hace un enorme esfuerzo por sostenerme la mirada.


(Interludio 1)


La primera vez que le di clase a G, entró al salón, dio un fuerte puñetazo en la pared y se sentó en una banca justo frente a mí. Miraba ansioso a todos lados, fingiendo ignorarme, dejé que se hiciera evidente el silencio y después de varios segundos le dije:


Yo: ¿Por qué no me ves a los ojos?


G: “Si te veo a los ojos te vas a ir, no te va a gustar lo que vas a ver, te va a dar miedo”


Yo: Miedo de qué.


G:   De mí. Yo soy el diablo.


Con cuidado, estiré la mano y la puse suavemente sobre su antebrazo y le dije: “Deja que yo decida si debo tenerte miedo o no”.


Me miró fijamente por varios segundos con intención altiva y, entonces, decidí no tenerle miedo, sonreírle y empezar con la clase.



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Llevo 6 años aprendiendo a acompañar a jóvenes que han cometido homicidio a un lugar en donde son capaces de mirarse a sí mismos en su condición de jóvenes que han dañado a la sociedad. La trayectoria

El filósofo norteamericano Stanley Cavell afirma que si bien “el problema de la existencia del otro” ha estado presente en la filosofía durante varios siglos, en la historia del pensamiento moderno, r