top of page
  • claudiaalarcon13

Día nublado. Parte 2.

Crónicas sobre la pobreza y el encierro. Conversaciones con adolescentes en reclusión.



G cometió su primer homicidio a los 12 años. Lo primero que me vino a la mente cuando me cuenta de la primera vez que mató a un hombre fue ¿quiénes son sus padres? Me dice que siempre vivió con su madre y su hermana menor y que de su padre prefiere no hablar. Veo que hace un enorme esfuerzo por sostenerme la mirada.


(Interludio 1)


La primera vez que le di clase a G, entró al salón, dio un fuerte puñetazo en la pared y se sentó en una banca justo frente a mí. Miraba ansioso a todos lados, fingiendo ignorarme, dejé que se hiciera evidente el silencio y después de varios segundos le dije:


Yo: ¿Por qué no me ves a los ojos?


G: “Si te veo a los ojos te vas a ir, no te va a gustar lo que vas a ver, te va a dar miedo”


Yo: Miedo de qué.


G:   De mí. Yo soy el diablo.


Con cuidado, estiré la mano y la puse suavemente sobre su antebrazo y le dije: “Deja que yo decida si debo tenerte miedo o no”.


Me miró fijamente por varios segundos con intención altiva y, entonces, decidí no tenerle miedo, sonreírle y empezar con la clase.



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Esos jóvenes que nos han robado todo

Cuando un hombre cae solo en un campo no sabe a quién dedicar la caída. Clarice Lispector Cada sábado, desde hace ya un año, me levanto temprano, me baño y pienso detenidamente en la ropa que voy a us

De lo verdadero

Llevo 6 años aprendiendo a acompañar a jóvenes que han cometido homicidio a un lugar en donde son capaces de mirarse a sí mismos en su condición de jóvenes que han dañado a la sociedad. La trayectoria

Comments


bottom of page